sábado, 15 de noviembre de 2014

PASIÓN



La perseverancia, la lucha, la mirada de quien aun cree, esa energía de quien nada contracorriente, son regalos que tuve la fortuna de ver y sentir ayer, en el rostro de una mujer. Si, ella de pelo corto, negro y abundante, se desplazaba orgullosa con una espléndida sonrisa entre los salones de su Instituto, contagiando algo de lo que ahora se carece para hacer las cosas en las que se cree, en las que se aman: PASIÓN.  

Los invitados fueron recibidos con un cálido abrazo, la luz de sus ojos y su sonrisa. Todos tratados con la cordialidad que la distingue. 

¡Y ahí estaban los peques hojeando los libros! Una niña de ¿once, doce? tomó el micrófono para decir a todos los presentes unas palabras sobre la importancia de la lectura y de lo feliz que le hacia la apertura de ese lugar, para ella, para todos.

El lugar, amplio, cargado de energía, de vida. Me sentí en casa.

A pesar de que gente maravillosa aun existe, no es frecuente encontrarse con una de ellas. 
La vida ha sido tan bondadosa conmigo que al menos a mi, me rodea siempre de éstas. Pudiera dar mil explicaciones, desde la idea de mi suerte, las circunstancias del momento hasta los lugares por donde paso. Así me topé con Mariluz.

Ayer, 14 de Noviembre, tuve el honor de inaugurar la Sala de Lectura "Rafael Barrera Ortegón" del Instituto Hypatia en la bella ciudad de Campeche. La anfitriona, Mariluz Barrera González, una de esas personas especiales, tuvo la delicadeza de hacerme partícipe de su proyecto, no solo para hablar sobre mi libro "Somos Uno", si no además la oportunidad de ser la madrina y cortar el lazo. 

Estoy convencida de la importancia de la lectura, ésta y la vida misma, trastocan, transforman, 
Si nos diéramos a la tarea cada quién de "Tocar" un alma a través de un libro, otro sería el destino de la humanidad. Proyectos como ésta sala, son la entrada a esa futura transformación.

Regreso inyectada de energía, esa que se va y viene en mi acontecer diario; siempre me encuentro a alguien que me rescata. 
Gracias Mariluz.

Escrito por Alicia Ayora Talavera


jueves, 9 de octubre de 2014

YA NO HAY VALOR QUE VALGA




Cada uno de nosotros
 es culpable ante todos
por todos y por todo.
Dostoievski 

Ya no hay valor que valga

¿Hasta dónde vamos a llegar?

Me suena inmoral creer en la sobrevivencia del más apto, cuando la aptitud es una medida de valor. ¿Quién dijo que esto aplica para el hombre? Dudo que un observador de la vida como Darwin se haya referido al ser humano. Ha sido muy fácil comulgar con ello, se ha vuelto el pretexto perfecto para el exterminio.

Me niego y me resisto a creer en algo distinto de mi deseo absoluto de un mundo más humano, donde la dignidad, la libertad y el respeto imperen en todas las relaciones. Creo profundamente en el amor, porque lo vivo.

Insisto en que cada uno de nuestros actos contribuyen al bienestar del mundo; y que todo aquel que se queje de lo que sucede y que predique por un mundo mejor, se mire a si mismo actuando con los otros, los que tenemos cerca. Por ahí debemos comenzar. 

Insisto en que tenemos la responsabilidad de hacer de la existencia del otro, un camino más grato.

Como dice Ernesto Sabato, solo nos salvaran los afectos.


Escrito por Alicia Ayora Talavera

jueves, 2 de octubre de 2014

DOS VERSOS PARA UN ALMA SOLA






Alma sola, vacía
corazón ingrato
disfrazado de altruismo
que conquista admiración
pagada con cariño sincero

Alma sola, vacía
quédate ahí lejos
con ese interés genuino de manos para afuera
que despellejan
los corazones a los que entras.



Escrito por Alicia Ayora Talavera

domingo, 14 de septiembre de 2014

LOS DISFRACES DE LA MUERTE EN "ADIÓS, PRIMOS" DE MUHSIN AL-RAMLI



                                        



“Las historias tristes se hacen monótonas en Irak por su abundancia”. Esta frase es una de las primeras -de las incontables- que tocaron lo más profundo de mi, en la novela Adiós, Primos, del poeta y escritor Iraquí Muhsin Al-Ramli, una mezcla de poesía irónica y comicidad, quizá para hacer menos duros los golpes de lo que la novela representa sobre la existencia humana- alude a uno de los múltiples disfraces de la muerte, en esta ocasión caracterizada con la guerra, como un mal necesario que pesa desde hace muchos años a su patria; idea vendida o impuesta de forma astuta, taimada, siempre cruel e inhumana a los pueblos del mundo a quienes convencidos u obligados, el dolor de lo vivido en algún momento arranca aquel disfraz: “Sí, sí, Qasim, ¡ahora entiendo!”.

Con su prosa tan fresca la historia se lee sin tropiezos ni respiros hasta el final. Sus personajes representan la diversidad de valores que nos conforman y los sentimientos que nos transforman como el amor y el dolor inmersos en la lealtad, el patriotismo, la honestidad, la moral, la belleza, la cultura; algunos disfrazados con actitudes para proteger nuestra  vulnerabilidad; otros, expuestos sobre la piel de la inocencia; ahí está Abood: "quien nunca había besado a nadie, logró calmar a Ijayel, por esta metamorfosis de hijo despertando pena en el corazón de su padre, si es que Ijayel ya no sentía pena por Qasim, el primogénito".

La novela en si es una metáfora del erizo que estalla en las manos de Ijayel, cada página pincha tan finamente por alguna parte las emociones, duele, estruja, pero auxilia a la consciencia para no olvidar que desde hace más de 30 años en Iraq, otros más en el resto del mundo, la gente ha dejado de importar; que amamos nuestras patrias pero odiamos sus sistemas que han pasado por encima de la dignidad de los pueblos, y además los corrompe;  que los mártires de la guerra no sólo son quienes no regresan si no todos los que se quedan llorando a sus muertos; que el hecho de crecer en una misma familia no es garantía de compartir los mismos valores mucho menos en un pueblo, en una ciudad, en un país, en el mundo…que desafortunadamente la libertad y el deseo de vivir tienen un precio cada día más caro, convirtiéndose en inalcanzables para la mayoría de nosotros.

Un hermoso libro que concluye con las “Manos vacías”, sesenta y cinco líneas adoloridas que arrastran y generan todo tipo de sentimientos y cuestionamientos sobre lo terrible que podemos llegar a ser los seres humanos y que estarán por siempre en mi memoria después de palpar de las propias palabras de Muhsin Al-Ramli, el dolor del exilio. “Nosotros, los esparcidos en el espacio, no elegimos nuestras situaciones actuales…No elegimos tierras nuevas, nosotros, que nos echaron de la nuestra antigua cuando fue aplastada sin merced. Por eso aguantamos nuestra agonía, semejante a ser despellejados vivos”. 

Para todos aquellos que no hemos vivido en carne propia la guerra o el exilio, esta novela nos recuerda que así éstos duren mil años no hay forma que el dolor y el odio se naturalicen, que el amor se acabe, como líricamente lo describe Muhsin Al-Ramli: “Lloraron hasta vaciar los ojos, aunque sus corazones no se vaciaron”. 


Septiembre 2014.


Esta novela fue ganadora del premio Arabic Translation Award de la Universidad de Arkansas, 'Adiós, primos' forma parte ya de los programas de enseñanza de varias universidades internacionales como Harvard, Michigan, Londres o Babel entre otras.

Muhsin Al-Ramli, uno de los más importantes novelistas, poeta y dramaturgo de Irak, es autor de Dedos de dátiles, novela editada en Madrid en 2008 por la editorial El Tercer Nombre, y su edición en árabe Tamr al-asabi') en 2009 Beirut, por la Editorial Arab Scientific Publishers, y Argel, Ediciones El-Ikhtilef (co-edición), finalista para competir en la tercera edición del premio literario más importante para la narrativa en árabe, el IPAF (International Prize for Arabic Fiction/ Booker) como una de las mejores 16 novelas árabes de 2010.

http://www.verbumeditorial.com/es/libreria/Catalog/show/adios-primos-290390



jueves, 11 de septiembre de 2014

ANIMAL DE GALAXIA




Cayó de una tormenta en el sol de una noche del penúltimo mes (bien dijo Silvio)
Y como cuando se llega a cualquier sitio desconocido, Animal de Galaxia esperaba todo. Así la conoció.
Sin saber de que se trataba, se divertía con su irreverencia y arriesgo, le enternecía su miedo, lloraba con sus lágrimas y la admiraba por ingenua. Gozaba que la incertidumbre la sorprendiera con la misma emoción de abrir un regalo y no como una jodida amenaza; con ella aprendió que la vida en la tierra era disfrutar el día y no amargarse por un futuro incierto -al que no había necesidad de esperar porque siempre llegaba- respirando la tranquilidad de vivir nada como cierto y todo como posible. Así, Animal de Galaxia aprendió a vivir...y a amar.
Fin




Escrito por Alicia Ayora Talavera



lunes, 25 de agosto de 2014

1,2,3






Y le dejó un beso en el pecho cansado 
dos en sus ojos secuestrados por la vigilia 
tres en la boca seca de palabras


Escrito por Alicia Ayora Talavera



viernes, 8 de agosto de 2014

DEL DOLOR AL ODIO SOLO HAY UN PASO




Hay tanto dolor en el mundo…

Si algún sabio motivo tuvo la vida para habernos dado la oportunidad de poblar la tierra, es generarla. La vida como ese hecho biológico de lo que siempre está en movimiento hasta la hora de la muerte, que respira y funciona en armonía con la luz del sol y la oscuridad de la noche, la tierra y el agua; supongo que en eso radica la sapiencia de la naturaleza, aunque pareciera que su único error es habernos dotado de la razón. Nos tocó estar aquí, respirar y palpitar. La vida se siente. Si su propósito fuera el exterminio, no tendría razón de ser; seguramente se hubiera ahorrado la chamba de traernos y evitar todos los desmanes que hemos hecho a lo largo de la historia de la humanidad. 

Hablar de razón implica raciocinio, reflexión y ésta a su vez sentido. Más que sin razón, sin reflexión solo se cumple el ciclo puramente instintivo de la vida;  con ella –la razón- hay que hacer algo. Es así que para mí la vida no tiene sentido en sí misma, pero es tan sabia, que nos ha dotado de reflexión para crearle uno ¿Acaso no somos privilegiados?

Poder reflexionar, me da la posibilidad de percatarme de que existo y de que necesito del otro para generar vida, en el supuesto de que es el propósito de la misma. Solo a partir del otro puedo reconocer mi libertad y derecho legítimo de existir: llamémosle dignidad humana. Y atenta contra ésta todo aquello que agrede directamente a la vida, -como la muerte- o vulnera el deseo de vivirla, infligido por el otro. Sólo entre seres humanos podemos hacernos sentir indignos. Con la muerte todo acaba. Lo más difícil es mantener el deseo de vivir. Si he sido privilegiada con la razón ¿Para qué quiero una vida sin los otros? Ese deseo solo puede surgir en la relación, en el estar con los otros.. 

Tratar de buscar en que momento de la historia se fastidiaron tanto las relaciones humanas, puede ser pérdida de tiempo, la vida corre. Siglos de existencia deberían de ser suficiente evidencia para saber que lo hemos hecho bastante mal, que el tiempo invertido en aprender a desprendernos del dolor, no ha sido equitativo con el tiempo en aprender a no infligirlo. 

¿Porque se sufre tanto? ¿Olvidamos la dignidad? Parece ser que la libertad de elegir para darle sentido a nuestra existencia no ha sido respetada ¿Será que solo sintiendo se respeta? Metodología del corazón y no de la razón. El odio se siente, no se aprende. Sobrellevar el dolor se aprende, ojalá y solo se sintiera. Quizá por eso el odio es la forma más fácil que se ha encontrado para sobrellevar el dolor que está detrás de la guerra, del hambre, de la lucha entre religiones, de las diferencias, de la venganza.
Del dolor al odio, solo hay un paso.


Nota. Mi sentir y entender sobre la dignidad, la libertad, la vida y la razón –reflexión- me la ha regalado la vida con un niño –mi hijo- al que no entiendo y que solo puedo sentir. También del dolor al amor, solo hay un paso.


Escrito por Alicia Ayora Talavera

miércoles, 6 de agosto de 2014

UN BESO SACA A OTRO BESO



Los besos desconocidos –que dejaron de serlo después de haberlos besado- fueron suficientes para que al día siguiente, aquella boca que sufría con besos dolientes, esos que le aquejaban desde hace tiempo, sintiera haberlos perdido. Buscó desesperada en cada rincón de su cuerpo, en su cabeza, en su pecho, luego en sus diarios, en las cartas de amor recibidas.
El dolor de esos besos por los que sufría se había ido. Los otros besos también.


Escrito por Alicia Ayora Talavera

martes, 5 de agosto de 2014

IDENTIDAD PARTE 2



Ayer en una noche de insomnio, pasó por mi cabeza la idea de que solo se padece de problema de identidad, cuando se cree que debe tener una.

No sé qué digan Hume, Kant o Freud sobre la identidad, voy a decir lo que creo yo después de meterme dentro de mí y tratar de pescarme un “yo” inamovible, estático, para saber quién soy exactamente,  lo cual “descubrí “que era imposible, ya que me identifico con infinidad de cosas conforme van llegando a mi vida y que obvio a lo largo de ésta  han ido cambiando. 

Leí por ahí que “atravesar por una migración de identidad es muy duro. Es un proceso largo, doloroso, cargado de ansiedad y en el camino uno siente que pierde la cordura”. Me pregunto porque para algunas personas esta transición de ideas, sentimientos o  formas de ser puede ser de verdad tan agitado. No sé por qué, pero me da la impresión que tiene que ver con las cosas que “sabemos” y que damos por ciertas porque de donde vienen –ciencia, religión, escuela, filosofía- no hay cabida a la duda, cuando estamos inmersos en ellos. 

Estoy segura que mi madre de 74 años de edad después de la muerte de mi padre – hace siete años- no le generó ningún conflicto de identidad el pasar de ser una mujer abnegada a una mujer más libre, el poder decir peladeces, fumar como chacuaco, hablar de hombres sin tapujos; de estar casada por cuarenta y cinco años pasar el estado de viuda.  Es más, me atrevo a decir que no tiene ni la más remota idea de que es aquello de la identidad, y que si conoce la palabra ha de relacionarla con el pasaporte o el IFE, que la identifican como mexicana.

Pero bueno, hablaré un poco de mi porque soy de quien solo puedo afirmar lo que digo.

Pasar de deportista disciplinada por cuarenta años a sedentaria carnosa, no fue un lío, solo me ha costado reflexionar sobre lo que he sido y lo que ahora soy. Hoy escribir y leer me da más satisfacción que ir a correr,  y todo lo que he dejado o tenido que dejar ha sido en búsqueda de mi bienestar. Siempre he pensado que nadie actúa para joderse la existencia, así se la joda. Lo único que hacemos es buscar sentirnos bien frente a las circunstancias, aún que nos dure un minuto. Si no, pregúntenle a una persona que consume drogas, cigarros, comida en montones. 

Eso de la identidad es algo que otorgan los otros y uno de forma consiente o no decide adoptarla.

Estamos tan empeñados en tener que ser algo, que cuando la niña se da cuenta que tiene vagina y senos, que le gustan las del mismo sexo, le fascina usar pantalón, le gustan los vestidos y ama las uñas postizas, no desea tener hijos, adoptar un papel dominante  en la relación de pareja y demás, le causa en enorme problema de identidad frente a los otros. O el  niño se descubre un par de testículos y pene, que le gustaría ponerse bubis, tener sexo con hombres y mujeres, usar vestido en la noche y corbata al medio día, adoptar un rol pasivo en las relaciones con hombres y dominante en las relaciones con mujeres, resulta ser que tiene el mismo enorme problema. 

Con esto de la posmodernidad, globalización, desarrollo agigantado de la tecnología, cambios de paradigmas, la decadencia abrumadora de discursos sociales sobre el deber ser,  darse cuenta de todo lo que se puede ser al mismo tiempo saca del orden al mundo, y pues algo tiene que inventarse para evitar ese caos, no sé qué tanto imaginario.  

Quizá eso de la identidad tiene más sentido cuando no se habla de lo individual. Y cuando se refiere a algo que nos distinga de los otros solo por ponernos un nombre, porque las cosas necesitan ser nombradas para que existan (eso leí en algún libro de posmodernidad en la psicoterapia y me late), solo se use para eso, para nombrar y no para definir, porque definir, nos clava los pies en el piso. Por ejemplo cuando pienso en una identidad propia, lo más que viene a mi cabeza es que soy mexican curious. Y soy mexicana porque nací en México y nada más. 

La vida es poesía, es arte;  la estamos volviendo un texto aburrido y seco.  
El arte describe. 


Escrito por Alicia Ayora Talavera



sábado, 2 de agosto de 2014

EL ABSURDO



Y alguien dijo por ahí “Conócete a ti mismo”
¿Acaso no es absurdo? 
¡No sé quién soy ni quiero saberlo! ¿Cómo para qué? Yo solo sé que siempre me voy conociendo y que durante siempre soy a veces de muchas formas. Imagino que el día que sepa quién soy me convertiré en una sola cosa y eso se me hace muy aburrido, restringido, confinante. Suena mejor soy lo que necesito ser, con quien necesito ser, en donde necesito ser. Eso sí, siempre soy yo misma, lo que requiere de toda mi seriedad.

No ha sido algo que haya cruzado por mi cabeza el “buscar para conocerme” –póngase tono de sermón pseudo sabio en sesión de coaching espiritual. ¡Como si pudiera resumirme en una palabra, en una frase, en una definición, una personalidad determinada! Como si el “ser” fuera algo objetivable o determinable (eso cree la psiquiatría y la psicología- aclaro, no todos los psiquiatras ni todos los psicólogos). El problema quizá no es buscarse, si no encontrarse (conocerse), peor: que te encuentren, y mucho peor aún: que te sientas encontrado, como todos aquellos que caen en las garras de un diagnóstico de personalidad de revista, de consultorio o del amigo (o enemigo), dentro todo aquello que cabe entre los términos de lo más extraordinario a lo más atroz. Parece que mientras la ciencia sigue rompiéndose el coco... cuando el hombre comenzó a preguntarse quién es, aquellos que disfrutaban invertir su tiempo en reflexionar sobre ello, ya se habían respondido que lo único que se puede conocer de uno mismo, es saber que las situaciones son las que nos determinan.

Conocerse como algo determinado nos quita la libertad de ser de otra manera cuando lo necesitemos, desde unos mulas hasta santos.

En este sentido del “conocer”, tampoco me interesa conocer a los otros, mucho menos a los que quiero, a los que amo, a los que quiero cerca. Me gusta saber que tienen la libertad de ser; yo solo quiero su libertad y la mía. Ellos también necesitan ser, lo que necesitan ser, con quien necesitan, y donde lo necesitan. La experiencia me ha enseñado que en la libertad de ser como soy con el otro, el otro lo es conmigo.

Por ahí leí, que el amor es entregar libertad y de eso estoy absolutamente segura. No tienes que quererme, solo déjate querer.

Tengo el placer de no conocerme a mí misma.

Escrito por Alicia Ayora Talavera




lunes, 21 de julio de 2014

SUERTE



La ingenua Dolfina jamás creyó que el rubio alemán, integrante de una de aquellas cuatrocientas cuarenta y tres familias de agricultores y artesanos  que formaron Villa Carlota, traídas por Maximiliano a Yucatán para colonizar el estado en 1864, no fuera a quedarse con ella después de dejarla preñada en el primer –y último- encuentro. Así que su primogénita - y única hija- Elena, fue reconocida con el apellido criollo de su madre elevado al cuadrado, Fajardo Fajardo. 
Si creyera yo en la suerte, diría que Elena tuvo menos que su madre al quedar viuda con seis hijos, cuando el camión de redilas en el que viajaba su esposo -que fue mi abuelo, volcó en el camino a causa de la tierra erosionada por las lluvias. Mientras que el tío Carlo el tercero -que en ese entonces tenía doce años- lloro poquito al reconocer a su papá como uno de los desafortunados viajeros, Elena y sus dos hijas, tía Dolfina –llamada como su abuela- la mayor de todos y tía Elsa la quinta y menor de las dos mujeres, lloraron desgañitadamente durante siete años tras la noticia. La pobreza no se hizo esperar, obligando a los varones que estudiaban a dejar la escuela y correr tras el ferrocarril recogiendo todo pedazo de carbón que cayera de éste haciendo como hacen muchos niños, del trabajo algo divertido. Segundo y tercero de primaria les fueron suficientes para aprender de sumas, restas y entender lo que se escribe con las letras y poder montar de adultos un negocio familiar. 
Si creyera yo en la suerte, diría que las mujeres del matriarcado de Elena tuvieron menos que los varones; la mayor fue crecida para casarse y la menor destinada a quedarse cuando Elena le espantara al último pretendiente, un médico general, quien despechado, al mes se casó con la enfermera que le asistía en su consultorio. Los varones dentro de un matrimonio cada quien, se poblaron de hijos que en su mayoría fueron hijas, de cada 8 mujeres un solo hombre.  
Si creyera yo en la suerte, diría que las nietas de Elena somos más afortunadas que los nietos que son pocos. A falta de varones que educar, los hijos de Elena crecieron a sus hijas también como hombres. No hubo diferencia entre falda y pantalón; jugamos las canicas como las muñecas, muchas decidimos estudiar y casarnos, con hijos e hijas algunas decidimos quedarnos y otras divorciarnos.  
Si creyera yo en la suerte, diría, cuando pienso en los biznietos y biznietas de Dolfina, que tendrán más que cualquiera. 



Escrito por Alicia Ayora Talavera

domingo, 20 de julio de 2014

UNIVERSO COMPARTIDO

En estos tiempos en los que se ha recrudecido el exterminio en mi patria y en la ajena





No empezamos con las manos vacías. Venimos al mundo pero no estamos solos. Nadie nace solo, nadie puede sobrevivir solo. El universo humano es un universo compartido.
Joan C. Mélich

viernes, 11 de julio de 2014

ESTA TIERRA ES MÍA






                                           No entiendo nada, solo siento una profunda tristeza.

domingo, 6 de julio de 2014

ES MEJOR





Siempre es mejor un ratito que nunca
Un besito que ninguno
Un abrazo 
Una caricia
Una palabra
Una persona
Un amor 
Un te quiero 
Un deseo
Un sueño
Una vida que ninguna…
Y por todo lo que le antecede
Siempre es mejor un adiós que ninguno
Un final que ninguno

Escrito por Alicia Ayora Talavera


jueves, 26 de junio de 2014

MI LIANA SALVADORA



Hace unas mañanas desperté con dolor de vida
me caí de mi liana
de mi obligado equilibrio
¡años ha que no pasaba!
baje la guardia
y se metió a mi alma
la vulnerabilidad ajena
de golpe, así como una ráfaga de viento
empuja la puerta y se mete con fuerza
completa
no como siempre que entra en dosis
por la ranura de la misma
dándome tiempo de sobrellevar
tanta injusticia

me ha costado andar con las manos atadas
y sobarme el pecho
limpiarme los mocos y las lagrimas
ante tan triste panorama

hoy, pienso en los míos,
en los que quiero, los que me quieren
en que estoy y soy suya completita

suficiente para de nuevo
treparme a mi liana salvadora


Escrito por Alicia Ayora Talavera

lunes, 23 de junio de 2014

LA VIDA ES CORTA



No sé cuándo perdí la memoria,
esa que recuerda lo que en algún momento
 viví como infortunio
...recuerdo todo como necesario

no tengo memoria
para perdonar a nadie
porque
olvido

paso sin detenerme
ante lo mezquino
que solo me sacudo
porque no logra adherirse a mi recuerdo

la vida es corta
para tomarme demasiado enserio
los agravios de la vida
y los del prójimo

Escrito por Alicia Ayora Talavera



jueves, 12 de junio de 2014

SOLOS MUNDO TODOS






Hombre Contemplando
Rufino Tamayo


Vivimos en un mundo y un siglo de complejidad en circunstancias y relaciones, desembrollarlo y quizá reducirlo a algo simple como la revalorización de la existencia del otro en teoría suena asequible; en la práctica, posiblemente irremediable.
Nos encontramos solos en un mundo de todos; decidir acertadamente como queremos y necesitamos que sea nuestro cruce por este trayecto de la existencia, pareciera una elección individual asentada en las circunstancias del momento, se olvida que todos somos el autor intelectual y material de las mismas, somos parte de las circunstancias de los otros.



Escrito por Alicia Ayora Talavera




domingo, 8 de junio de 2014

MIEDO ALIADO





Lanzarse al abismo con alguien, así, sin miedo, sin nada, juntos, en un abrazo.

Por temer a sus inconsecuencias, nos perdemos del amor.
El sí o el no ¿no es una desventura?

No importa que acabe, lo quiero.
Que se meta por todos lados, ojos, oídos y boca, por la piel, por los sentidos, que se arrastre por mi sangre. Revolcarse en mi abrazo y yo en el suyo, dormir en él y él conmigo, por siempre aunque dure un minuto, aunque se vaya, aunque me deje, aunque se muera. Lo miro, gozo y quiero, sin miedo, solo así, lo vivo.

Miedo y dolor aliados en el disfrute apasionado del amor, nunca  enemigos para huirle.

Soy tan hedonista que disfruto hasta el perderle,  precio de haberlo vivido.

Perdernos, sumergirnos, que nada importe mientras el deseo de estar juntos exista.


Escrito por Alicia Ayora Talavera




viernes, 6 de junio de 2014

SUCEDES






No son tus manos
Es como tocas
No es tu voz
Es lo que dices
No son tus besos
Es a lo que sabes
No son tus ojos
Es como miras
No es tu cuerpo
Es lo que eres
Lo que haces
Lo que sientes
Sucedes


Escrito por Alicia Ayora Talavera

miércoles, 21 de mayo de 2014

A MIS NOCHES








¡Qué manera de dormir!
Escuchó el silencio
¡Déjala soñar, está cansada!
Amonestó a la alarma, la almohada

Lleva estaciones sin dormir
Una oscuridad completa
Más estrellas a cambio
De sueños cuando esta despierta

Entre lunas y vigilias
Vela el insomnio de un niño
Entre soles y modorras
Disfruta este largo camino

Sol luz, luna sombra
Cansancio, modorra
El tiempo es tiempo
La vida no sobra


Escrito por Alicia Ayora Talavera




jueves, 15 de mayo de 2014

CUEVARIO




Toc-toc
¿puedo pasar?

bienvenida, welcome, me permite sus maletas?
solo traigo una libreta de hojas blancas sin usar
una pluma, mi cabeza
y mil historias pa' contar

mitad ficción, mitad verdad
no me vaya yo a quemar
aun que no me importa mucho
que me prendan un cartucho
por ser libre 
por estar en paz


Escrito por Alicia Ayora Talavera



martes, 13 de mayo de 2014

TURBIO






De dónde vengo, para el mes de abril la luz de algunos días es turbia...
como mi ánimo cuando la monotonía quiere ocupar ese espacio que es mío
De donde vengo, para el mes de abril el aire caliente de algunos días quema...
como mi ánimo cuando dejo de soñar y estar despierta espanta 

Escrito por Alicia Ayora Talavera

viernes, 25 de abril de 2014

A MI HIJO RAY







¿Que hago con esos chinos tan hermosos, con esa boca y esos ojos?
¿Que hago con esa piel morena, esa altura de locura y tan esbelta delgadez?,
Solo volverme loca de saber
que fui elegida nada mas que por la vida
para hacer visible la envoltura de su ingenio tan grandioso que tortura
ingenio fruto de un alma en bruto
y de unos sentidos anclados a lo vivo
de lo mas profundo de su ser.

Escrito por Alicia Ayora Talavera





jueves, 24 de abril de 2014

REDUNDANCIA





                                                                                          Oswaldo Guayasamín


Lo que sigue es lo que sigue. Yo solo quiero decir lo que necesito decir como siempre lo he dicho, no decir para trascender, solo decir para hacer sentir, lo que siento y como me siento, llena de pasión apasionada que es tan buena como todo lo bueno que suelo contarme en el cuento que me cuento de mi vida.

Escrito por Alicia Ayora Talavera


lunes, 21 de abril de 2014

AL REVÉS






Cada segundo vivido es uno muerto
es decir, estoy muriendo
debo hacer de mi muerte algo maravilloso
Dejaré de pensar en como quiero vivir
y comenzaré a pensar en como quiero morir cada segundo
así todo es más intenso




                                                         "Mujeres alcanzando la luna"                                                                              Rufino Tamayo




Escrito por Alicia Ayora Talavera


sábado, 12 de abril de 2014

MIRADAS



                                                                               Antonio Canova "Psique reanimada por el beso del amor"

No es que tenga la mirada perdida
Solo está bajo tu cara mientras me miras
y en mis rodillas mientras las besas

Escrito por Alicia Ayora Talavera

martes, 8 de abril de 2014

RELATITO SOBRE IDENTIDAD







Y mientras psicólogos, filósofos, intelectuales pasaban horas nalga tratando de definir el término, las personas eran más felices siendo quienes necesitaban ser en el momento de ser como seres humanos. La felicidad se interrumpió, cuando los seres humanos dejaron de identificarse por su esencia, y empezaron a ser hombres y mujeres, europeos o americanos, blancos o prietos, cultos o ignorantes, bonitos o feos, ricos o pobres, homosexuales o heterosexuales, cabrones o brutos y así una infinidad de esas cadenas que amarran y limitan a todos los seres libres por naturaleza. Fin


Escrito por Alicia Ayora Talavera





viernes, 4 de abril de 2014

SUEÑO IMAGEN






En el silencio de los domingos de verano a las 7 de la mañana, despertó aquel día con esa sensación de tranquilidad y lucidez de lo obligado; abrió los ojos mirándose cómodamente sobre la cama con la paz de las primeras horas del día, solo unos segundos antes que aparezca en su cabeza el ruido de los deseos reprimidos, el instintivo onanismo mental y entonces dejarse devorar de nuevo por el ser o el deber, lo claro y lo confuso, lo visible y lo invisible: paredes, cuadros, muebles, libros, objetos, ventanas, sabanas, almohadas, olores, silencios y ruidos de varios años, un cuerpo…y el sueño-imagen que se  hace uno de todo para vivir en paz o en un infierno.

Escrito por Alicia Ayora Talavera

martes, 1 de abril de 2014

LA AVENTURA A LA VUELTA DE LA ESQUINA





Tradicionalmente, el peligro mortal, el roce explosivo de la eternidad que podía arrebatarnos a cada instante, constituían la diferencia entre la proeza y la faena. Pero, hoy que el riesgo ha adoptado el rostro estúpido del accidente, la aventura, al no responder a ningún desafío, se ha convertido en indemostrable. El peligro de muerte era el consenso ante el cual todos se inclinaban; hoy carecemos de este consenso; la trivialización del peligro ha borrado el principio de discriminación que desmarcaba al aventurero de la chusma. Sin la muerte heroica, ya no acabamos de saber que es un acontecimiento y nos sentimos alternativamente inclinados a amar y a maldecir esta indecisión pues la imitación gesticulante y el acto auténtico acaban por equipararse. En fin, lo que debo vencer para vivir aventuras, es en primer lugar mi propio escepticismo respecto a las que vivo.
Brucnker y Finkielkraut


sábado, 29 de marzo de 2014

DICCIONARIO




Palabras que retumban con frecuencia en mi cabeza



1. Banalidad: todo
    Banalizar:  subestimar lo que tiene sentido para los otros

2. Civilización: puerquesa

3. Cotidiano: Vida a grandes rasgos

4. Deber: La voluntad de los otros

5. Final: punto y seguido

6. Libertad: sueño guajiro por el que vale la pena seguir soñando

7. Matrimonio: Restricción moral de todo derecho a la libertad individual

8. Puerquesa: abuso de poder

9. Realidad: todo aquello que depende de quien la defina

10. Realista: discurso del déficit

11. Sentido común: “deber ser” de la norma.

12. Sexo: acción que determina toda relación humana

Escrito por Alicia Ayora Talavera

jueves, 27 de marzo de 2014

martes, 25 de marzo de 2014

ENGAÑO



                                                    Loco, Rufino Tamayo


A veces la realidad engaña haciendo creer que decidimos.
Y uno se la pasa navegando inútilmente en ese martirio de indecisión 
por el temor al presagio moral que nos tortura, 
a no llegar a ese lugar inexistente 
a perder la seguridad de la certidumbre. 

Escrito por Alicia Ayora Talavera

sábado, 22 de marzo de 2014

¿DE QUE SIENTES MIEDO?


                                                               El beso, Marc Chagall

Es difícil sustraerse a la declaración amorosa, pues lo que se aloja en ella es la posibilidad de pedir cuentas.
El amor accede al discurso bajo forma de negocio; las emociones se convierten en signos en los cuales la ansiedad de los dos amantes se atribuye desde entonces el derecho de leer la continuación, o la ruptura de su contrato de reciprocidad.
El nuevo desorden amoroso, P. Bruckner y A. Finkielkraut






jueves, 20 de marzo de 2014

DESEO ES DESEO


LOS VERSOS SATÁNICOS Salman Rushdie

                                       El Abrazo, Egon Schiele

Siguiendo el hilo de sus placenteros pensamientos, el Mirza formuló un mudo discurso a su esposa que descansaba. -Mishal, tengo cuarenta años y me siento tan satisfecho como un niño de cuarenta días. Ahora veo que durante los años he ido sumiéndome más y más en nuestro amor y ahora nado en ese mar cálido como un pez-¡Cuánto le daba ella, se admiraba el Mirza, y cuánto la necesitaba él! Su matrimonio trascendía de la mera sensualidad, era tan intimo que la separación era inconcebible. -Envejecer a tu lado, Mishal- le dijo mientras ella dormía-, será un privilegio. Se permitió el sentimentalismo de lanzarle un beso con la punta de los dedos antes de salir de la habitación andando de puntillas. Cuando regresó al porche principal de sus aposentos privados, en el piso alto de la mansión, miró hacia los jardines que salían con el amanecer de la bruma, y vio la imagen que turbaría su paz de espíritu para siempre, destruyéndola irreparablemente en el mismo instante en el que comenzaba a creerla invulnerable a los estragos del destino.
Vio en el césped a una muchacha que estaba en cuclillas, con la mano izquierda extendida con la palma hacia arriba. En esa superficie se posaban las mariposas y ella, con la derecha, las cogía y se las metía en la boca. Lenta, metódicamente, se desayunaba sus alas inertes.

El deseo está siempre en algún sentido sobre todo aquello que vayamos conociendo, descubriendo o inventando. Nadie está libre de sentirlo. AAT




PRESENTACIÓN DE "SOMOS UNO" Febrero 23, 2014


FERIA INTERNACIONAL DEL PALACIO MINERÍAS, MÉXICO D.F.

Si uno de los objetivos de la vida fuera arruinarnos la existencia, ésta no tendría razón de ser.










 



lunes, 17 de marzo de 2014

IMAGEN




Y mi tarea de cada minuto vacío
Es arrancar la imagen
De lo que sueño que eres
Porque ya no existes


                                                                                                            "Reloj"
                                                                                                          Marc Chagall

Escrito por Alicia Ayora Talavera

sábado, 15 de marzo de 2014

RESPONSABILIDAD SOCIAL

Victimizar no es lo mío, es más no es una palabra de mi diccionario.
No pienso en víctimas, si no en las secuelas que puede sufrir un ser humano por el abuso del otro.

Bullying es el término de moda en psicología, Maldad o el placer de ver sufrir al otro en mi diccionario personal:
Mi trabajo en la universidad donde laboro es hacer "Terapia" o conversar con los alumnos que llegan en busca de apoyo. Cuando me toca conversar con alguna persona -en terapia o fuera de ella- que vivó la desagradable experiencia de ser lastimado con dolo física o emocionalmente, siempre me remueve y estruja el corazón. Hoy me acordé de la película línea mortal cuando Kiefer Sutherland después de pasar la "Linea" empieza a sufrir delirios de... persecución: era atacado por el niño a quien le hizo la vida de cuadritos y que desafortunadamente en uno de esos momentos que supongo le eran divertidos viendo sufrir al otro, el niño cae del árbol al que sube tratando de protegerse y muere. 
Caso extremo... pero en el que el afectado no tuvo que lidiar el resto de su vida, como muchos a quienes les toca vivir estas experiencias, con tartamudeos, tristeza, inseguridad, odio, dificultad para relacionarse con los otros, el deseo continuo de suicidarse en muchos casos y así una lista de secuelas, todas producto del daño a su dignidad como ser humano.
Kiefer Sutherland trató de limpiar su consciencia volviendo a cruzar esa línea y contándose la historia al revés. Suena igual de fácil que el ir por la vida como van todos aquellos que hicieron lo mismo que "Nelson" -y como vivió él hasta antes del experimento- en algún momento de la vida, con la tranquilidad de nunca haber perjudicado a otro sin la menor consciencia del daño causado, o excusarse responsabilizando al afectado de pendejo o marica que no se sabia defender. 
Ojalá y disculparse fuera suficiente en todos los casos, pero no lo es. Cada afectado necesita cosas diferentes, para aprender a respirar de otra manera y no de esa forma entrecortada cuando su memoria recuerda el dolor y peligro constante al que fue sometido.
Vivimos en un mundo que cada vez está más desajenado de la importancia de la existencia de los otros.


Responsabilidad Social
Mundo jodido
Escrito por Alicia Ayora Talavera